Normativas Aplicadas al Control de Plagas

Normativas Aplicadas al Control de Plagas

En la protección de los cultivos y cosechas, la introducción de los plaguicidas adquirió inmediatamente un rol protagónico, y si bien en un primer momento, originaron serios problemas de contaminación e irreversibles daños a los ecosistemas, animales y personas, el tiempo ha demostrado que un uso racional y responsable de los mismos, sí puede marcar la diferencia a la hora de controlar efectivamente a las plagas.

En el control de las plagas, se reconocen reglamentaciones internacionales y nacionales, sin embargo, en este mundo cada vez más globalizado e interconectado, como el acceso masivo a la internet y la firma de recientes tratados de libre comercio, y con ello la constante apertura de nuevos mercados, ha conllevado, a que las normas y reglamentaciones, tanto externas como locales, vayan convergiendo en estándares y criterios que son cada vez más a fines.

Dentro de estas reglamentaciones internacionales, destaca en primer lugar La Comisión del Codex Alimentarius, creada en 1963 por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), para desarrollar en otras las normas alimentarias, con el principal objetivo de proteger la salud de los consumidores.

Otras normas de importancia son las que a continuación se describen:

  • Buenas Prácticas de Manufactura (CFR, Estados Unidos)
  • FDA (Food and Drug Administration)- CFSAN (Center for Food Safety & Applied Nutrition Industry)
  • EUREPGAP (Asociación de Supermercados Europeos)
  • FDA CDRH (Center for Devices and Radiological Health) CFR Título 21.
  • Reglamento (CE) Nº 852/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, del 29 de abril de 2004, relativo a la higiene de los producto alimenticios.
  • HACCP en Industrias Pesqueras e Importadoras de Jugos/Frutas y Verduras/Carnes de Vacunos y Pollos. En los próximos años, se incorporarán nuevos productos como los Productos Lácteos.
  • Norma ISO (Internacional Organization for Standardization); ISO 9.000; ISO 14.000.
  • Certificación de Normas Locales: DANAK (Danesa); BRC (Inglesa); IFS (Alemania); SABS (Sudáfrica); etc.

En relación a las Normas Nacionales, que de alguna manera, hacen mención sobre la necesidad de mantener un adecuado control de las plagas, destacamos el Decreto Nº 977(Reglamento Sanitario de los Alimentos); el Decreto Nº 594 (Reglamento sobre Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas en los Lugares de Trabajo) y el nuevo Decreto Nº 157 (Reglamento de Pesticidas de Uso Sanitario y Doméstico) que reemplaza al Decreto Nº 105.

En Relación al Reglamento de los Alimentos, podemos identificar que en algunos capítulos se hace mención acerca de la necesidad de establecer programas preventivos en el control de las plagas (Párrafo V; Art. 47) y de presentarse el problema, estas plagas deben erradicarse considerando el uso de elementos físicos, biológicos o químicos, pero sólo por aplicadores de empresas autorizadas por las autoridades sanitarias pertinentes (Art. 48). Sólo deben emplearse plaguicidas como última opción y tomando todos los resguardos necesarios para proteger los alimentos y la maquinaria u otros implementos que se utilizan en el proceso productivo (Art. 49). Queda completamente prohibido mantener plaguicidas o cualquier otra sustancia tóxica en las salas de procesos, así como en todos los lugares en los que se almacenen envases o cualquier otro material que pueda estar en contacto en alguna parte del flujo de producción, con los alimentos (Art.50).

Al respecto de este último artículo, es frecuente que algunos clientes con pocos conocimientos en materia del control de plagas, solicita a las empresas la instalación de rodenticidas al interior de salas de producción de alimentos. Una opción para el control de roedores bajo estas circunstancias, es la instalación de trampas de captura viva, es decir, el animal debe ser removido desde el interior, completamente sano y el sacrificio del animal debe realizarse posteriormente en un lugar que no implique riesgos para la actividad.

En relación al manejo de la basura, el Reglamento de los Alimentos establece que estos deben ser retirados desde las zonas de manipulación cuantas veces sea necesario y al menos una vez en el día, para mantener estos sitios lo más higiénicos posibles (Art.39) junto con adoptarse todas las medidas para que las plagas no tengan acceso a estos contenedores de basura (Art. 40).

En relación al Decreto Nº 594, en su Título II, Párrafo 1, Art. 11; se establece la necesidad de mantener los lugares de trabajo lo más ordenados y limpios posibles, adoptándose además medidas para mantenerlos libres de cualquier tipo de plagas (roedores, insectos, arañas, etc.). Del mismo modo, se establece que en los servicios higiénicos se adopten las mismas medidas de higiene y control de vectores (Título II, Párrafo IV, Art. 22).

En el Título VII del Reglamento, se describen las obligaciones para el uso de los plaguicidas. En este sentido, podemos destacar algunas de las siguientes menciones:

  • Se pretende regularizar las aplicaciones, de tal manera que sólo lo puedan efectuar empresas autorizadas con personal capacitado. (Art. Nº 81)
  • Todas las aplicaciones deben ser coordinadas y se deben adoptar todas las precauciones necesarias para resguardar la seguridad de las personas y animales presentes. En estas aplicaciones, debe tomarse todas las medidas para evitar cualquier tipo de derrame o contaminación de suelos, aguas, etc. (Art. Nº 82)
  • Cuando estas aplicaciones sean en lugares públicos, naves o aeronaves con superficies superiores a los 5000 metros cuadrados, y sobrepasen los 4 tratamientos en el año, debe avisarse a las autoridades 5 días antes de llevarla a cabo. También es necesario notificar a las autoridades con anticipación, cuando se efectúen aplicaciones en colegios, salas cunas, hospitales, etc. (Art. 83)
  • La aplicación de agentes fumigantes solo la pueden realizar empresas autorizadas específicamente para esa finalidad.

Como podemos apreciar, se repiten normalmente las exigencias para el control de las plagas, siendo fundamental en todas ellas contar con un programa anual de control, estableciéndose claramente puntos de control los que tienen que estar muy bien identificados dentro de un plano de la planta, junto con llevarse un registro de lo que acontece tras cada inspección en cada uno de ellos.

Comparte este articulo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print
Share on email